680 865 214
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtrar por...
Filter by Categorías de productos
Colchones
Somieres
Canapés Abatibles
Camas Articuladas
Geriatria
Accesorios

El tráfico en la calle, un avión que pasa, el tic tac del reloj, el taladro del vecino, la aspiradora, y un sinfín de ruidos más que se cuelan en nuestra casa a lo largo de todo el día. Todos estos ruidos (que cada vez van a más) es lo que se denomina como contaminación acústica. Un inconveniente de la sociedad occidental que acarrea grandes problemas para la salud de los ciudadanos.

 

¿Cómo afecta la contaminación acústica al sueño?

La contaminación acústica afecta a una de nuestras necesidades vitales más importantes: dormir.

La conciliación del sueño necesita de unas condiciones óptimas para que el descanso sea pleno, y se consiga una recuperación tanto física como mental mientras dormirnos. Sin embargo, debido a esta cantidad de ruido en el ambiente, las condiciones para el descanso no son tan adecuadas como deberían ser.

Nuestro sistema auditivo se expone durante todo el día a una cantidad de ruido excesivo, que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no debería superar los 65 decibelios diarios. Sin embargo, estos límites se suelen sobrepasar con creces.

Según la OMS España es el segundo país más ruidoso del mundo después de Japón. Esto afecta de forma negativa a nuestro descanso y, por lo tanto, a nuestra calidad de vida. Numerosos estudios demuestran que los españoles, no solo no dormimos lo suficiente, si no que la calidad de nuestro sueño es muy baja.

 

Problemas de la contaminación acústica:

  • Alteraciones de los ciclos del sueño. Esto provoca que nos cueste mucho dormirnos cuando nos metemos en la cama. Una gran dificultad para conciliar el sueño que, además, puede producir somnolencia diurna y una sensación de cansancio constante.
  • Pitidos en los oídos. Al exponer nuestro sistema auditivo durante todo el día a sonidos elevados, este se resiente. A la hora de dormir por las noches, en silencio, muchos de nosotros podemos escuchar un pitido muy agudo y molesto que nos dificulta el descanso. Suele ocurrir si hemos estado en sitios demasiado ruidoso como bares, discotecas, conciertos…
  • Dolores de cabeza. En muchas ocasiones, derivado de los pitidos en los oídos, podemos sufrir un fuerte dolor de cabeza por la noche.
  • Fatiga e irritabilidad. Una consecuencia de no descansar correctamente durante el tiempo necesario es que nuestro cuerpo y mente no han podido recuperarse del todo. Esto se traduce en nuestro estado de ánimo estando muchos más irritables al día siguiente. Además, nos notamos mucho más cansados y fatigados para llevar a cabo todas las actividades durante la vigilia.
  • Sueño más ligero y con interrupciones. La contaminación acústica hará que nuestro sueño sea mucho más ligero y que a cada ruido que escuchemos nos desvelemos. Esto dificulta mantener un sueño sin interrupciones que pase por todas las fases del sueño de forma correcta.
  • Estrés y depresión. Si estos problemas de ruidos se prolongan durante un largo periodo de tiempo, provocará una acumulación del sueño, que podría derivar en estrés y depresión.

 

Soluciones para la contaminación acústica

Ante tal cantidad de ruido que aguantamos en nuestra vida diaria, debemos saber cómo protegernos, para cuidar nuestra salud auditiva y mental.

Según la OMS, no se deberían de exceder los 30 decibelios como máximo por la noche. Sin embargo, en muchas ocasiones es inevitable no exponerse a tal cantidad de volumen. Por ello voy a darte un par de trucos para que la contaminación acústica perjudique lo menos posible a la calidad de tu sueño.

 

Aleja el dormitorio de fuentes de ruido

Siempre que sea posible y la distribución de la vivienda lo permita, intenta que los focos de ruido de la vivienda estén alejados del dormitorio. Aparatos como la televisión, la lavadora, radios o altavoces, deben estar lo más lejos posible de la cama, para minimizar el alcance del sonido. Si esto no es factible, al menos, debemos intentar no colocarlos al otro lado de la pared de nuestros cuartos.

 

Ventanas anti-ruido

La mayor parte del ruido se cuela en el dormitorio por las puertas y ventanas. El zumbido del tráfico, los aviones, el jaleo en la calle si vives en una zona muy concurrida… La entrada de estos sonidos se pueden minimizar cerrando bien las ventanas con sistemas herméticos. Si es posible, opta por colocar cierres y ventanas aislantes o de doble acristalamiento y con cámara de aire. Quizás no sea la solución más económica, pero sí de las más efectivas a corto y largo plazo.

 

Usa tapones para los oídos

Una solución que sí es muy económica es dormir con tapones para los oídos. Prueba a usarlos si tu sueño es muy ligero y cualquier chasquido te resulta molesto. Además, puedes combinarlos con un antifaz para aislarte de la luz.

Haz uso de los tapones durante el día si vas a realizar alguna actividad en la que tengas que exponerte demasiado a ruidos fuertes y quieras proteger tus oídos. Por ejemplo, en una obra, usando un taladro o pasando es aspirador. Puede que al principio te cueste acostumbrarte, pero al cabo de un mes no vas a querer irte a dormir sin tus tapones.

 

Haz un buen uso de la tecnología

La tecnología está para hacernos la vida más sencilla y ayudarnos en nuestro día a día. Sin embargo, un mal uso de esta puede tener consecuencias negativas en la salud.

Se sabe que la luz azul de los aparatos electrónicos puede afectar a la calidad del sueño. Pero, además, subir el volumen del audio, o permanecer durante muchas horas con los cascos puestos también puede ser perjudicial para el sistema auditivo y para tu descanso.

Haz un uso responsable y no subas el volumen de tus aparatos electrónicos por encima de un nivel seguro. Muchos dispositivos, como tablets o smartphones, te avisan cuando sobrepasas el límite de audio saludable.

Si necesitas pasar un gran número de horas con cascos puestos, haz pausas y deja descansar a tus oídos al menos una vez cada hora durante 10 minutos.

 

Respeta los horarios

Quizás la sociedad necesite más concienciación con respecto al ruido y a los problemas de sueño que conlleva. Por ello, sé considerado y respeta los horarios de día y noche. Piensa en tus vecinos y en las personas que tenemos alrededor.

Preocúpate por hacer menos ruido, no todo el mundo sigue tú mismo ritmo de vida. Si a ti te apetece escuchar música a todo volumen a las 10 de la noche, es posible que tu vecino necesite descansar. Conciénciate e intenta participar en una sociedad menos ruidosa.

Si tienes alguna duda o pregunta que te quite el sueño dudes es publicar un comentario aquí abajo 🙂

 

 

Uso de cookies

En Dormitorum utilizamos cookies tanto propias como de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Carrito Producto eliminado. Deshacer
  • No hay productos en el carrito