680 865 214
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtrar por...
Filter by Categorías de productos
Colchones
Somieres
Canapés Abatibles
Camas Articuladas
Ortopedia
Accesorios

Pasamos más de 1/3 de nuestra vida durmiendo, acostados sobre un cómodo colchón de novedosos materiales como la viscoelástica o el látex. Y sin embargo el colchón es ese gran desconocido con el que nos acostamos. Un elemento imprescindible en nuestro hogar que no suele tener el protagonismo que se merece. En estas fechas en las que la gente está pensando mucho en regalos y grandes comilonas de Navidad, poco se habla del colchón. Ese del que depende nuestro descanso en el ajetreo de estos días y la buena recuperación de nuestro cuerpo tras las sesiones de gimnasio que suelen formar parte de nuestras promesas para el año nuevo. El colchón es sinómino de salud.

Por eso en Dormitorum, queremos hacerle nuestro pequeño homenaje a nuestro querido colchón que existe desde el principio de la historia del ser humano. Obviamente no era tal y como lo conocemos ahora, ha sufrido cambios y mejoras tanto en sus formas como en sus materiales. Y eso es lo que te vamos a contar en ese repaso a la evolución del colchón a lo largo de la historia.

El colchón en La Prehistoria

Nuestros antepasados primitivos ya utilizaban algo que hacía la función de colchón. Al principio dormían directamente sobre el suelo, en grupo unos junto a otros para darse calor por las noches. Posteriormente comenzaron a apilar algunos materiales como hojas, hiervas, paja y pieles de animales para aislarse del frío del suelo y descansar sobre un lecho más mullido y confortable.

El Antiguo Egipto (3400 A.C.) tenía la clave del descanso

Los egipcios descubrieron los beneficios de elevar el colchón del suelo, una estructura separada del suelo aislaba mejor el frío y protegía de plagas e insectos. Pero estas camas no eras muy comunes, solo estaban al alcance de los nobles y los faraones. Aunque sus colchones también estaban rellenos de hojas, los recubrían con tejidos especiales. La gente del pueblo solía dormir sobre un lecho de hojas de palmera apiladas en una esquina de la casa.

El Imperio Romano y la innovación en el colchón

En el Imperio Romano, los colchones eran algo más sofisticados. Consistían en unas fundas de telas que se rellenaban con diferentes materiales como la lana, el heno, juncos e incluso plumas, aunque estas se reservaban para los más pudientes. La nobleza recostaba su colchón sobre una cama, aparecieron las primeras estructuras de camas decoradas con materiales de lujo como el oro, la plata o el bronce y se colocaban numerosos cojines para hacerlas más confortables. Los romanos también inventaron la cama de agua, consistía en meter a la persona en una balsa de agua tibia hasta que se quedase dormida y posteriormente dejarla descansar sobre una cama seca.

El colchón en la Edad Media

Durante la edad media, el colchón eran sacos rellenos de cáscaras, paja o plumas. Las clases altas cubrían el relleno con tejidos de lujo como sedas, terciopelo, bordados y ricas telas. Durante esta época, el colchón no sufrió una evolución tan grande, pues era muy común que la gente viajase de un lugar a otro para ganarse la vida, como los juglares o los mercaderes. Al llegar la noche, estos buscaban cualquier sitio bajo techo para dormir. En la edad media se popularizó la expresión “hacer la cama”, pues de forma literal muchas personas tenían que improvisar un colchón cada noche.

Cómo era el colchón en el Siglo XVIII

En este siglo el relleno del colchón solía ser de algodón o lana. A mediados de siglo comenzaron a utilizarse cubrecolchones de lino o algodón. Se empleó el junco para armar el colchón y se empleó como relleno elementos naturales como fibra de coco, pelo de caballo, o plumas a parte del algodón y la lana. El colchón se cosía e incluso se colocaban botones en un de los laterales para poder abrirlo, airearlo y renovar el contenido. El colchón de lana fue el más habitual en Europa hasta bien entrado en el siglo XX. De hecho, existió por mucho tiempo el oficio de colchonero, una persona que se dedicaba a ir de casa en casa para airear, ahuecar y renovar el relleno de los colchones de lana.

El Siglo XX. James Marshall y el colchón de muelles

Fue en esta época cuando James Marshall en 1900 inventó el primer colchón de muelles. Enfundó unos muelles en saquitos individuales de tela. A partir de entonces se generalizó su uso, junto a las fibras artificiales. A partir de la década de los 30 se empezó a utilizar el látex y en los años 50 aparecieron los colchones y almohadas de espuma. Desde hacía tiempo se conocía la viscoelástica, fruto de investigaciones de la NASA. En los años 90 se comenzó a emplear este material en la fabricación de colchones apareciendo así los primeros colchones viscoelásticos. Este material presentaba numerosos beneficios como la adaptabilidad al cuerpo con gran soporte.

Siglo XXI. La era de los materiales

Debido a los grandes avances en los materiales de los colchones, actualmente podemos encontrar en el mercado una gran variedad de colchones con combinación de materiales para garantizar la mayor calidad del descanso y al alcance de todos los bolsillos. Hoy en día los colchones más extendidos son los de muelles ensacados y los de espumación, combinados con viscoelásticas. La tecnología avanza tanto, que los tejidos cumplen una función vital junto con los componentes interiores. Además, es muy común encontrar colchones con diferentes tratamientos como anti-ácaros, transpirables, anti-humedad que aportan mayor higiene a nuestro descanso. Además de poder elegir la medida que mas nos convenga, se pueden confeccionar colchones personalizados al gusto de cada uno.

Si os ha quedado alguna duda, en esta imagen nuestro amigo Dormingo nos hace una resumen y nos muestra cómo eran los colchones en cada época.

Espero que os haya gustado este repaso por la historia y hayáis aprendido sobre la evolución de los colchones, un objeto cotidiano que usamos en nuestro día a día, pero con tanta trayectoria y evolución a lo largo de los años.

No dudéis en publicar un comentario aquí abajo si tenéis alguna pregunta, sugerencia, o duda que os quite el sueño.

 

Uso de cookies

En Dormitorum utilizamos cookies tanto propias como de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Carrito Producto eliminado. Deshacer
  • No hay productos en el carrito